martes, 5 de abril de 2011

FÚTBOL EN EL RIO EN BOURTON ON THE WATER

Lunes 30 de agosto de 2010 - Football in the River, Bourton on the Water:
En verano del 2010 decidimos visitar la Inglaterra más bucólica, nos apetecía ver pueblecitos, aldeas, abadías, románticas ruinas de castillos…, y dejar las grandes ciudades y palacios para otro momento. Entre otros sitios fuimos a Bourton on the Water; a menudo llamado la "Venecia de los Cotswolds" porque el río Windrush pasa justo por el centro, aunque esto es lo único que tiene en común con la famosa ciudad italiana.
Al preparar el viaje, descubrí que el lunes 30 de agosto era la fiesta local y se celebraba un festival. Como punto fuerte del día estaban “The Water Games” o “Football in the River”. Estos juegos se iniciaron con la coronación de Eduardo VII y es un partido de fútbol con cinco jugadores en cada equipo que se juega en el río Windrush con el agua hasta las rodillas de los jugadores, son seis tiempos de 15 minutos y las porterías se establecen delante de los puentes.
Como en cualquier parte del mundo en día de fiesta, el pueblo estaba abarrotado de gente. Recomiendo ir pronto para encontrar sitio en el parking, en Inglaterra hay que aparcar en parking (de pago por supuesto) en prácticamente cualquier ciudad, pueblo o aldea por muy pequeña que sea.
Todo el mundo se concentra alrededor del río. En una de sus riberas hay una gran explanada en la que se realizan distintos juegos y donde las familias y visitantes se reúnen para comer y pasar el día. Otra recomendación: es mejor llevarse comida y comer tirado en la hierba como uno más ya que los restaurantes están llenísimos y hay que hacer mucha cola. Nosotros tuvimos suerte y encontramos un restaurante un poco, pero poco, alejado del mogollón y logramos comer muy bien aunque se fue llenando y al final acabó como todos. Lo siento, pero no recuerdo el nombre.
Según se va acercando la hora del partido las orillas se llenan de espectadores. Sacan a los niños que están jugando dentro del río, colocan las porterías y los jugadores se preparan. Lo primero que hacen es calentar, hacer flexiones, abdominales, y sobre todo empapar a los jugadores contrarios y a los propios. Hubo un jugador que se despistó y se quedó solo en mitad del río, entonces el equipo contrario lo rodeo y... Al pobre no se le veía de la catarata que organizaron. Antes de empezar el partido ya están todos de agua hasta las orejas. Lo segundo que hacen es calar a los espectadores que están en las orillas; allí no se salva ni el Tato. Ambos equipos, cada uno en su lado del campo, se dedican a correr de una orilla hasta la otra creando un oleaje del que no puedes escapar. Nosotros tuvimos suerte, nos pusimos en un puente detrás de una portería y logramos mantenernos a salvo de “la lluvia”. Tercer consejo; si no quieres acabar duchado no te coloques cerca de la orilla.


El árbitro, al que por supuesto también han mojado, da comienzo al partido. Este no puede ser más surrealista; la pelota en contacto con el agua hace unos giros imposibles y acaba en cualquier sitio menos donde han apuntado los jugadores. Estos dan más patadas al aire, en este caso agua, que al propio balón. No se puede decir que sea muy deportivo, los jugadores se agarran, empapan y tiran al agua entre las risas del personal que los está viendo. Pero, aunque parezca imposible, se meten goles y todo. ¿Y como celebran los goles? Pues como en cualquier partido normal: con carreras, abrazos, gritos y sobre todo empapando de nuevo al público. Cualquier excusa es buena para calar a alguien; que algún espectador les increpa (por supuesto de broma, durante todo el partido siempre impera el buen humor) - le bañan sea niño o adulto-, que el arbitro les pita una falta - le riegan-, que...



En conclusión, si quieres pasar un día distinto, relajado y sobre todo muy, muy divertido (no paré de reírme durante todo el partido) no puedes perderte “The Water Games” en Bourton on the Water.
Por si alguien está interesado en asistir, en 2011 se celebrará el lunes 29 de agosto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada